Rehabilitando Nueva York: Chelsea Market

Letreros en el Chelsea Market

Letreros en el Chelsea Market

Estas Navidades he estado muy interesada en los mercadillos. Visité varios en Coruña pero no fueron los únicos; el fin de año me fui a Nueva York.

Parece que puede haber muchas diferencias, y sí en la ciudad las hay, pero a lo que me refiero ahora es a los mercados. Todo está tan globalizado que las modas se siguen all around the world. Esta reflexión, para hablaros del Chelsea Market. Un mercado con mucho encanto pero que no deja de seguir la misma linea industrial- chic que vemos en todas partes.

Rincones del Chelsea Market

Rincones del Chelsea Market

El barrio de Chealsea situado en la parte izquierda de la isla de Manhattan, dando al Hudson River (en la 9ªAvenue con la 15th St.), es un barrio en total expansión y modelo de la arquitectura de remodelación/ recuperación urbana. En otro post os presentaremos uno de los ejes y ejemplo de recuperación de este barrio, el High Line.

Pero no es el único ejemplo de recuperación, otro bien importante y significativo es el Chelsea Market, que se establece en la antigua fábrica de galletas Oreo (antiguamente fábrica nacional de galletas de Nueva York).

Antigua fábrica de Oreo

Antigua fábrica de Oreo

El espacio se renueva usando su antigua estructura y materiales para acomodarse a las distintas variedades de comercio, bares y restaurantes que ahora ocupan su lugar. Todo ello teniendo un cuidado exquisito en la decoración y reubicando diferentes objetos de la fábrica, ahora con otras funciones, un buen ejemplo es como las antiguas taquillas conforman ahora una pared.

Las antiguas taquillas reutilizadas

Las antiguas taquillas reutilizadas

Comercios pequeños:de diseño, gastronómicos, de ropa… que como nexo común pretenden vender un poco más de originalidad que los comercios habituales.

Sorprende, como al pasar por una esquina, en uno de los restaurantes se agolpa la gente en busca de una langosta. Este establecimiento que sirve comida del mar, tiene un gran éxito, pero, sobre todo, como digo, la langosta. Son muchos los neoyorkinos y turistas que se amontonan pidiendo uno de los grandes ejemplares, que se comen de pie, como aquí tomamos la tapa de calamares, porque lo habitual es que no haya ni un mísero hueco en la mesa. Es una escena que cuanto menos, sorprende.

Comiendo langosta en el Chelsea Market

Comiendo langosta en el Chelsea Market

Pues lo dicho, bien se merece una buena visita este barrio, cuyo mercado está todavía más bonito en Navidad, adornado con sus luces, para acabar dando un paseo por el High Line, del que ya os hablaremos próximamente.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

Podes utilizar estas etiquetas e atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>