La maleta de una embarazada

Maleta embaraza

Maleta embaraza

Este año me ha tocado viajar embarazada. Es verdad, que en principio dude que lo debiera hacer, pero consultando con los médicos, todos me dijeron que no había ningún problema. Así que, durante los nueve meses de embarazo, me surgieron dos viajes que no pude rechazar: Nueva York y una boda en Polonia. Salió todo perfecto.

Siempre hay que hacerlo con un poquito más de ojo, pero no hay ningún peligro, pero por si surgiera algo, un seguro de viaje es imprescindible. Normalmente, los privados te cubren hasta la semana 26 más o menos. Y si viajas por Europa, lo mejor es sacarte la tarjeta sanitaria europea, que te ofrece la misma cobertura que aquí, podrías hacerte las revisiones e incluso, si te diera por ponerte de parto, podrías acudir a cualquier hospital público del país que visitas.

En fin, ciñámonos ahora a la maleta, que es a lo que estamos. La maleta de una embarazada algo cambia a la de la que hacías hasta ahora. Por ejemplo, ropa mas holgada, que no apriete, y los pantalones a poder ser con goma, bien cómodos. Ten en cuenta que ya tienes que aguantar del bombo,más por encima, si llevas algo que te resulte incómodo. A esto, a lo que más atención tienes que prestar es al calzado. Las embarazadas se cansan más al andar, así que olvídate de llevar las sandalias más monas del armario, y busca algo con suela cómoda, porque sino no das.

Zapato comodo

Zapato cómodo

Ora cosa, mochila mejor que bolso, así vas con las manos libres y el peso lo repartes. Dentro de ella no te puedes olvidar el AGUA, si estás embarazada ya te habrán dado la chapa sobre los dos litros que debes beber al día. En fin, lo hagas o no, lo que no te puedes permitir es deshidratarte. Asi que el agua siempre a mano.

Mochila y agua

Mochila y agua

El neceser también cambia un poco, bueno aumenta. Primero, te habrán recomendado tomar algunas vitaminas, y depende de cómo estés un complemento u otro. Yo, en particular, no me puedo separar del hierro, porque tengo anemia y del yodo. Así que las tabletas en el neceser y que no se te olviden de tomarlas por mucho que estés de vacaciones relajada.

Y, por último, una cosa que me da mucha, mucha pereza: las cremas. Hay que hidratar bien la piel sino quieres que te salgan muchas estrías, así que para el neceser, una crema normal o antiestrías. La más importante de todas, y más si vas a un sitio con sol, es la protección de cara, 100% sino quieres que te salgan manchas de embarazada. Hay algunas personas más propensas que otras, en mi caso me han salido, y yo que no soy nada de cremas, me cuesta mucho acordarme todos los días de embadurnarme la cara.  Te puedes ayudar para solventar este inconveniente de un gorro, que  te proporcionará un poco de sombra.

Neceser

Neceser

A parte de eso, en mi maleta, hay otras cosas imprescindibles estés embarazada o no. Una novela de viaje, que como ya expliqué en un antiguo artículo en mi caso, siempre procuro que vaya vinculada al viaje que estoy haciendo. La guia de viaje también está bien meterla, pero no para seguirla al pie de la letra, ya que tienes que dejar espacio para descubrir alguna cosa por tu cuenta. Y siempre, siempre, una libreta, y ¡más si escribes en un blog!. Pero, en serio, muy necesaria, que siempre aparece una palabra, una situación, un nombre del que te quieres acordar y sino la apuntas se esfuma para siempre…

Novela, gorro, guia y libreta

Novela, gorro, guia y libreta

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

Podes utilizar estas etiquetas e atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>